Por qué al cerebro no le gusta el cambio

Domingo 19 de Julio, 2020 -

Por: Prevención integral

Por qué al cerebro no le gusta el cambio

Cuando a los miembros de un equipo se le presentan un nuevo proyecto o un cambio de enfoque en el trabajo o, cuando en cualquier organización se plantea a alguien un cambio de puesto o manera de realizar su gestión entre otros ejemplos, enseguida la mayoría de las personas tienden a efectuar comparaciones entre la información nueva con la que ya tenían.

 

En este proceso lo que sucede es que se activa la corteza prefrontal generando así, una alta intensidad de energía. A su vez, se activa los ganglios basales, responsables de poner en primer lugar todas aquellas cosas que nos llevaron al éxito en el pasado, es decir, las experiencias previas y no evalúan nuevas alternativas. Esta forma de accionar es una manera natural que tiene nuestro organismo de ahorrar energía, tomado atajos y explica el por que tendemos a mantenernos en la zona de seguridad y confort repitiendo viejos patrones que fueron útiles en el pasado pero que quizás en el presente ya no.

 

Lo importante para desarrollar un buen liderazgo es tener en cuenta que los hábitos y las rutinas tienen una correlación anatómica en el cerebro, es decir, son redes neuronales fuertes que se van instalando y reforzando a través de repetirlos durante mucho tiempo. Gracias a la neuroplasticidad es posible reformular actitudes, hábitos y creencias, generado nuevas redes neuronales. Para poder salir de la zona e confort o lo conocido es necesario platearse objetivos motivadores que alienten a seguir aprendiendo,

 

Salir de la zona de confort significa ampliar la zona de aprendizaje 

Comentarios

1 registros encontrados

Lucrecia:

Siempre lo primero es la negacion,luego uno se va adaptando al cambio,es dificil,finalmente crea una zona de confort y nuevamente no quiere cambiar

Opiniones de los Usuarios

Deja un Comentario